El dispensario de Boidié

Malaria, mortalidad infantil, mortalidad materna... Es posible mejorar significativamente las condiciones de salud de los malienses con actuaciones concretas como la simple mejora de un dispensario. El de Boidié atiende a más de 13 mil personas del área de influencia del poblado. El personal sanitario está mal pagado y no dispone de los medios necesarios. En la misma sala donde se encuentran ingresados enfermos con malaria se atiende a mujeres que acaban de dar a luz.

Nos gustaría mejorar las instalaciones, medios y personal para que este dispensario pueda ofrecer una asistencia sanitaria suficiente. La salud de las madres y la reducción de la mortalidad infantil son los principales objetivos de este proyecto.

Qué estamos haciendo

Este proyecto se encuentra actualmente suspendido. De momento no podemos abordar la mejora de las instalaciones, debido a que no disponemos de los fondos necesarios.

En algunos de nuestros viajes a Mali llevamos medicamentos y material sanitario para el dispensario, donados por farmacias colaboradoras, y según el criterio del Dr. Alioune Samaké, el director del dispensario.

Qué hemos hecho ya

Cómo va este proyecto

Suspendido. Esporádicamente aportando medicamentos y material.

 

Lo iniciamos en

Abril 2014

 

Fondos necesarios

Unos 34.000 euros para la reforma del dispensario

 

 

Actualizado: febrero 2018

Verano 2014

Encargamos la elaboración de un proyecto para la ampliación de los edificios.

 

Octubre 2014

En nuestro viaje a Mali hablamos con el Dr. Samaké y le pedimos que redactara un informe con sus necesidades de medicamentos y material. Puedes leer aquí el informe que nos envió (en francés).

 

Enero 2015

Llevamos una gran maleta llena de medicamentos y material, de acuerdo con la lista que nos había enviado el doctor: ibuprofeno, gelocatil, vendas, gasas, esparadrapo, betadine, nolotil... El doctor estuvo muy contento. Nos entregó otro informe con más necesidades, que puedes leer aquí traducido.

 

Marzo 2015

Llevamos más medicamentos y material sanitario. Entre otros, un pesabebés y tratamiento de 3 meses para 40 hipertensos, donados por dos farmacias colaboradoras, y que el doctor nos había pedido.

 

Septiembre 2015

En nuestro viaje pudimos comprobar que habían pintado y limpiado el dispensario, tal como les habíamos pedido hace un tiempo. Sustituyeron los colchones de las camas, y el depósito de los medicamentos estaba ordenado y limpio. El dr. Samaké estaba muy satisfecho. Como siempre, llevamos más medicamentos y material, incluidos dos aparatos más para medir la tensión, uno fijo y otro portátil, que les serán muy útiles cuando salgan a visitar pacientes. El dr. Samaké nos entregó un informe de la actividad del dispensario durante el primer semestre de 2015, que puedes leer aquí (en francés).

Ecos de Mali