Boidié

Boidié es un poblado de 4.300 habitantes situado en la región de Ségou, a 180 km de Bamako. Eminentemente agrícola, sufre los problemas de la sequía a pesar de estar situado a unos 15 km del Níger. El área de influencia de Boidié es de alrededor de 22.000 personas.

La población consta de la misma proporción de hombres y mujeres, cuya principal ocupación es la agricultura y la ganadería. La mayoría de casas están construidas en adobe y no disponen de electricidad.

En Boidié hay una gran falta de agua. Disponen de un pozo que subministra 20 m3 al día, que son prácticamente insuficientes para cubrir las necesidades de agua de la población y dar de beber al ganado. Hace años, cuando en la época de lluvias, éstas eran copiosas, el agua que se almacenaba en la orografía del terreno permitía a las familias cultivar verduras y hortalizas. La zona era conocida por la calidad de sus sandías. No obstante, tras varios años de sequía y de pluviometría insuficiente, los pobladores abandonaron el cultivo de las huertas, dedicándose únicamente al cultivo del mijo. Actualmente, los pozos se secan a partir de finales de febrero, y no disponen nuevamente de agua hasta que se inicia la época de lluvias, normalmente a finales de junio.

La alimentación de la gente de Boidié se basa en el consumo de arroz y mijo. Cada día por la mañana toman una ración de arroz caldoso con azúcar. Raramente incorporan alguna verdura. Cuando hay alguna fiesta, matan una cabra o cazan una pintada para añadir al plato. El pollo es un producto muy caro. En casos especiales también incorporan una salsa de tomate. Sólo las familias más adineradas pueden incorporar en ocasiones algo de verduras o carne a su dieta alimenticia. Los niños cuando dejan de mamar pasan a consumir arroz.

Boidié dispone de escuela y dispensario (centro de salud), financiados por la Association des Ressortissants de Boidie, pero a todas luces insuficientes. La escuela es totalmente insuficiente en instalaciones y profesorado para los más de 800 alumnos a los que debe acoger. El hacinamiento de los alumnos, y la falta de profesorado y de medios de enseñanza hace que la educación sea desastrosa. Por su parte, el dispensario no dispone del material necesario, ni de espacio suficiente. Como ejemplo, las mujeres que han dado a luz comparten sala con enfermos de malaria.

Esta situación de falta de recursos ha ocasionado en los últimos años la emigración masiva de los jóvenes del poblado. Las chicas buscan una salida marchándose a las grandes ciudades, con consecuencias como un gran número de embarazos indeseados, o enfermedades como el sida. La pérdida de esta fuerza joven tiene consecuencias nefastas para el desarrollo del poblado.

El poblado, debido a su pobreza, presenta los mismos problemas que todos los de la zona, que podemos resumir en problemas de nutrición, educación y sanidad.

Ecos de Mali