Mecanización del cultivo de arroz

La escasa actividad económica de la gente de Kanso se basa en la agricultura estacional. En la temporada de lluvias, los terrenos cercanos al río se inundan, lo que les permite plantar arroz, que cosechan en octubre. Este arroz es la base de su alimentación durante el resto del año. Si logran producir suficiente arroz para alimentarse, entonces venden el excedente, lo que les permite obtener algunos ingresos.

Según su previsión de lluvias, a mediados o finales de mayo empiezan a labrar los terrenos, algo que hacen de forma artesanal y solo con medios manuales. Si las lluvias se adelantan podrán plantar solo pequeñas superficies, ya que no habrán tenido tiempo suficiente para más. En año de pocas lluvias, las inundaciones serán escasas y no permitirán un riego suficiente, lo que causará una producción baja, y poco arroz para consumo.

Una hectárea de estos terrenos produce aproximadamente 1 Tm de arroz en bruto, que una vez descascarillado, permite obtener unos 550 kg de arroz comestible. El valor que se puede obtener con la venta del arroz es de unos 300 CFA/kg (0,46 eur/kg). En caso de que necesiten comprar arroz debido a una producción insuficiente, el precio que pagan es de unos 400 CFA/kg (0,64 eur/kg).

Según datos facilitados por la administración regional, hay unas 200 hectáreas inundables en Kanso. Sin embargo, la preparación manual del terreno limita mucho la superficie que pueden cultivar. En 2018 cultivaron unas 23 ha.

El objetivo de este proyecto es favorecer el desarrollo económico de la zona gracias a la mecanización del cultivo de arroz. Para ello, Ecos de Mali financió la compra de un tractor. El tractor les permite arar una mayor superficie de terreno, y con mayor calidad y rapidez. Esto, a su vez, les garantiza una producción de arroz suficiente para su alimentación y un excedente con el que obtener ingresos.

Las familias que usan el tractor abonan una cantidad por hectárea cultivada. Esta cantidad sirve para sufragar el salario del conductor, el combustible, los gastos de mantenimiento, etc. Además, los poblados vecinos también alquilan el tractor.

Distintos organismos malienses e internacionales que consultamos coinciden en que esta es una muy buena manera de favorecer el desarrollo económico de las regiones que basan su economía en el cultivo de arroz.

Qué estamos haciendo

En nuestro viaje de enero, visitamos Kanso y pudimos comprobar in situ los resultados de la cosecha de arroz, que terminó a finales de mes (fotos). La gente del poblado estaba exultante con la gran cantidad de arroz obtenida.¡Estamos muy contentos de comprobar que este proyecto ha contribuido ya a mejorar la autosuficiencia y el nivel económico de la zona!

Estimamos que se han producido algo más de 70 Tm de arroz bruto solo en Kanso, que corresponde a cerca de 40 Tm de arroz comestible, con un valor de unos 12 millones de CFA (18.500 eur). Para esta estimación hemos tenido en cuenta la capacidad de los graneros, la cantidad de arroz que ya han vendido, las veces que han alquilado la máquina de descascarillar, la cantidad de arroz que ya hemos comprado para la cantina escolar (2 Tm), y otros factores.

Esta cantidad representa un aumento de entre el 250% y el 400% respecto a la producción de años anteriores. Estimamos que este aumento de producción permitirá a las familias de Kanso comercializar unas 25 Tm de arroz descascarillado y asegurar su alimentación básica para todo el año.

Cómo va este proyecto

Aumento de la producción de arroz: entre 250% y 400%

Lo iniciamos en

Abril 2019

Fondos necesarios

- Invertidos 22.800 eur en la compra del tractor

- Ingresados 3.700 en concepto de alquiler del tractor

Actualizado: febrero 2020

Qué hemos hecho ya
Abril 2019

Tras estudiar el proyecto y consensuarlo con la gente de Kanso, financiamos la compra del tractor. Consultamos con expertos agrícolas, que nos recomendaron un tractor de 70 CV fabricado por una empresa india. Esta empresa tiene una planta de ensamblado en Mali (al 50% con el Estado), por lo que estos tractores no tienen problemas de escasez de recambios. La inversión fue de 22.765 eur, e incluyó el tractor, un remolque y aperos de labranza. También contratamos a un profesional para conducirlo y mantenerlo, puesto que la gente del poblado no tiene conocimientos suficientes para ello.

 

Mayo 2019

Empezaron a usar el tractor para preparar los terrenos (vídeo). Se acordó que las familias de Kanso que usaran el tractor abonarían, al obtener la cosecha, 20.000 CFA (30 eur) por hectárea cultivada (un 6% del valor de la cosecha). En el caso de las familias de otros poblados que quisieran alquilar el tractor, la cuota acordada fue de 25.000 CFA (38 eur) por hectárea. Estas cuotas permiten sufragar el salario del conductor, el combustible, los gastos de mantenimiento, etc.

Junio 2019

Terminaron de preparar los terrenos justo antes de que empezara la temporada de lluvias (fotos). El tractor había funcionado unos 22 días efectivos, labrando una superficie de unas 108 hectáreas dividida en 116 parcelas. De estas, 76 hectáreas fueron de familias de Kanso, y 32 hectáreas de familias de poblados vecinos. Las cuotas del alquiler del tractor generaron unos ingresos de 2.434.900 CFA (unos 3.700 eur). El director de la escuela se encargó de controlar el uso del tractor y el pago de las cuotas.

Diciembre 2019

Al finalizar la temporada de lluvias, empezó la cosecha del arroz. Los granos de arroz recolectados deben ser descascarillados para obtener arroz comestible. De cada tonelada métrica (Tm) de arroz bruto, se obtienen unos 550 kg de arroz comestible. Para descascarillar el arroz alquilan una máquina. Dado que la máquina es muy rudimientaria, deben ahumar previamente el arroz para evitar que la máquina lo dañe.

Ecos de Mali